Folclore

    En esta seccion, Folclore, se ha intentado reunir toda la producción escrita de Leoncio Maguiña relacionada a nuestro folclore aijino. Valga su esfuezo de recopilar diversas manifestaciones folcloricas, para que de esa manera pervivan en el tiempo. Con el fin de facilitar la orientación del lector, se han agrupado las manifestaciones en creencias, mitos, costumbres, tradiciones, fiestas y danzas.

    "La ciencia y la sabiduría de los pueblos del Perú, que se gestan espontáneamente al conjuro de fuerzas misteriosas del cosmos y al influjo de su habitat telúrico y eclosiona a raudales en sus vivencias multitudinarias, es el folklore: y este término que se ha tornado tan familiar en la vida de los pueblos, lo creó un estudioso inglés, hace más de 145 años, William Thoms, uniendo dos voces: Folk, que significa pueblo y Lore, que quiere decir conocimiento, sabiduría y lo definió como "Ciencia que estudia el saber tradicional de las clases populares de las naciones civilizadas".

    Entonces, por esta conceptuación, en el cúmulo de las manifestaciones populares que conforman el contexto del folklore se consideran a las fiestas, las costumbres, la música, bailes, danzas, canciones, cuentos, mitos, leyendas, tradiciones, comidas, vestidos típicos etc. Estas manifestaciones que son propias de cada pueblo  o de cada región, consustanciales al Alma Popular, en su valor intrínseco determinan que el folklore, constituya la riqueza y el patrimonio más auténtico de un pueblo, de una nación, y que sea el sello de su idiosincracia. Entonces, cada pueblo de la Patria Peruana posee su riqueza folklórica propia, diferente de otros pueblos, pero que en su conjunto constituyen el FOLKLORE PERUANO, expresión del ALMA NACIONAL.

    Por tanto, las fiestas, como una de las facetas del folklore, tienen su vigencia bien marcada en el mundo popular, tanto en el ámbito urbano como rural, cuya praxis va marcando nítidamente ciertos valores que se impregnan fuertemente en la conciencia del núcleo humano y son factor coadyuvante que determinan el perfil de su personalidad como pueblo. Las fiestas que tienen vigencia durante el año, unas son religiosas y otras profanas, se desarrollan dentro del marco de la reglas y normas preestablecidas, que se respetan y se cumplen celosamente, de tal modo que se hacen tangibles los valores que amalgaman la coexistencia pacífica y armoniosa de los miembros de una comunidad o de un pueblo".

    Leoncio Maguiña

    Aija y los huanquillas