Historia

    PANORAMA DE AIJA

    HISTORIA DE LA CREACIÓN DE LA PROVINCIA DE AIJA

    El siguiente resumen, basado en estudios realizados por el Dr. Abdón Max Pajuelo y don Guillermo Romero Mejía, está hecho por el prof. Leoncio Maguiña.

    CONCEPCIÓN DE LA IDEA

    Según referencias de los autores, en las últimas décadas del siglo XIX, la sociedad de Aija discurría dentro del contexto luminoso de la ilustración y de la cultura de sus habitantes; unidos por el lazo fraternal regionalista y dedicados al trabajo productivo. Como descendientes de sus antecesores, descollaban ilustres patricios de abolengo y esclarecidos ciudadanos de la intelectualidad ; y la constelación histórica registra los nombres de: Presb. Florentino Rivero; Monseñor Jerónimo Robles, Dr, Marcelino León y Flores, Angel Antúnez de Mayolo. Damián A. Larragán, Manuel Resurrección Mejía, Manuel Aguero, Sebastian Bayona, José Rodríguez Torre, José Ramón Bayona, Juan Nicanor Pajuelo, Dámaso Antúnez, José Gomero, Timoteo Mejía y otros. Entonces, en el cénaculo de tan ilustres personajes, poseidos del sentimiento del progreso, es donde nació la prístina idea de hacer provincia a su tierra, Aija. Este ideal, cual un faro, quedó suspendido en el cielo de los pueblos de las ”Vertientes”.

    Más tarde, las sucesivas generaciones, haciéndose eco de la clarinada, cual Prometeo mitólogico, lograron alcanzar la antorcha anhelada, despúes de árdua brega, que abarca tres largas y fatigosas etapas. Cabe recalcar, que la época de oro de la ”Perla de Vertientes”, orlada por la pleyade de sus hombres probos e ilustres, amantes de la Diosa Cultura, que acunaron en su regazo y le dieron el prestigio de ”Tierra de Ilustres”, se ha extendido hasta la década de los setenta, y que muchos de ellos, los he conocido. Hoy, en las postrimerías del siglo veinte, por causas ajenas del devenir histórico, la luz de ese faro se ha eclipsado en su ocaso.

    PRIMERA ETAPA (1908-1911)

    Para entonces, la mayoría de los personajes antes citados ya se habían extinguido. Entonces, el 28 de julio de 1908, siendo alcalde distrital don Bernardo Pajuelo, se realiza la sesión solemne en homenaje a la Patria; en ella, pronuncian discursos encendidos de patriotismo, don José María Antúnez, don Eliseo Larragán y el gobernador don Guillermo Romero Mejía, quien lanza la arenga a su generación, para recoger la idea de sus mayores y trabajar para convertir a Aija, en Provincia.

    El 15 de agosto de 1908, los aijinos henchidos de fervor regionalista, fundan la sociedad ”El porvenir de Aija”, con la siguiente junta directiva: Presidente, José María Antúnez, Vicep. Eliseo Larragán; miembros, Guillermo Romero, Enrique Roldán, Nicanor Pajuelo, Macario Ortiz y Humberto Flores. Estos ciudadanos, investidos de la función de líderes, inician la marcha hacia la conquista del ideal: la provincia de Aija. Despliegan labor febril de propaganda y captación de adhesiones en los pueblos de la región de ”Vertientes”, se nombran comisiones para recorrer los pueblos de Succha, Huayán, Coris, Pampas Grande, Cajamarquilla, Huanchay. Esta labor asumen los ciudadanos: Nicanor Pajuelo. José Cuentas, Priscilo Bayona, Heraclio Cotillo, Enrique Roldán, Angel Cotillo, Dario Antúnez, Benedicto Quijano, Bernabe Antúnez, Silvestre Sotelo, Guillermo Romero, Arístides Ramis, repartidos en varias comisiones. Los pueblos de la zona norte y sur de la región Vertientes, en su mayoría se muestran reticentes a brindar su apoyo al proyecto. Los pueblos de la zona central, manifiestan su satisfacción y ofrecen gustosos apoyar la causa.

    Mientras tanto, don Lucas Pajuelo Antúnez, aijino radicado para entonces en el distrito de Chicla, provincia de Huarochirí – Lima, enterado que sus paisanos habían empezado por fín, a trabajar para la creación de la provincia de Aija, con mucho entusiasmo decide poner el hombro, aprovechando sus relaciones de amistad, con las personalidades de la política de aquel tiempo. Es así como, el día 19 de agosto de 1911, por intermedio de su amigo Dr. Arturo Carreño, diputado por la provincia de Parinacochas- Ayacucho, hace presentar ante la Cámara de Diputados un proyecto de Ley creando la provincia de Grau con su capital, Aija. El proyecto es admitido a debate y pasa a la Comisión de Demarcación Territorial. De inmediato, don Lucas Pajuelo, comunica el asunto al presidente de ”El Porvenir de Aija”, don José María Antúnez y a muchas personalidades de Aija, para que agilicen los memoriales y se constituya una comisión a Lima, con el fin de reforzar las gestiones bien encaminadas, pero, no tiene respuesta alguna. Don Lucas, aprovechando la coyuntura favorable, avanza en sus gestiones y logra que la Comisión de Demarcación Territorial del Congreso pida informe a la Sociedad Geográfica de Lima, y ésta a su vez, que solicite informes del Prefecto del departamento de Ancash. Nuevamente don Lucas, muy optimista, comunica a Aija el avance de sus gestiones e invoca tomar mucho interés en las tareas complementarias que le compete a ”El Porvenir de Aija”, con el fin de que la causa pueda ser resuelta en la presente Legislatura Ordinaria del Congreso, o a lo sumo, en la próxima Legislatura. Pero increíble, el silencio absoluto fue la respuesta a todos sus afanes. Entonces, don Lucas, disgustado y quebrantado el ánimo abandonó su empresa cívica, y los pasos agigantados que se habían dado, quedaron truncados. La interrogante: ?Por qué tanta indiferencia del presidente de ”El porvenir de Aija”, ante la brillante oportunidad bien servida? Probablemente la cuestión de apellidos y alcurnia de los personajes que primaba en esos tiempos, haya sido la causa principal, y el disgusto, de que don Lucas Pajuelo Antúnez, de extracción humilde, tuviera tanta influencia en la sociedad de Lima antigua, y su iniciativa propia que se atribuyó en la difícil jornada. Pero, por motivaciones subjetivas y el egoísmo de mirar atrás, el ideal ”Provincia de Aija”, se marchitó y murió en el camino. Cabe anotar, que la juventud aijina del colegio nacional La Libertad de Huarás, de la generación de Abdón Max Pajuelo, fundaron en 1909, la sociedad ”Amantes para el progreso de Aija”, con el fin de colaborar con el ”Porvenir de Aija”, de la primera etapa. Realizaron muchas actividades sociales y culturales para recaudar fondos, después, en acto público, entregaron al Tesorero del Comité Central la suma de treinta libras peruanas de oro. Hermoso gesto de patriotismo, digno de émulo, para las posteriores generaciones.

    SEGUNDA ETAPA (1916-1917)

    Corre el tiempo y llega 1916; de la sociedad Porvenir de Aija, queda sólo el recuerdo. He aquí, que Recuay y Carhuás ya han despertado, y el movimiento regionalista de cada uno ya está en marcha, para ser provincia, y el panorama se torna sombrío para Aija. Los aijinos, tocados en su amor propio, se levantan de su letargo, y el 12 de noviembre de 1916, en Asamblea Pública, bajo la presidencia del gobernador don Dario Antúnez , fundan el ”Comité Pro Nueva Provincia”, con la siguiente Junta Directiva: Presidente, José María Antúnez, Vicep. Guillermo Romero Mejía; Miembros, Enrique Roldán, Dario Antúnez, Eliseo Larragán, Moisés Bayona, Mariano Gomero y Jorge A. Antúnez. En la misma asamblea continuada el día 14 de noviembre, se nombran las comisiones para recorrer nuevamente los pueblos de las zonas norte, centro y sur de la región Vertientes, para desplegar propaganda y captar adhesiones. Los cargos recayeron en las mismas personas que actuaron durante la vigencia de ”El Porvenir de Aija”

    Este ”Comité Pro Nueva Provincia”, se instaló oficialmente el día 17 de noviembre de 1916, y de inmediato comenzó con sus fuciones inherentes a su objetivo. Se nombró como Delegado Especial para su actuación en la capital, Lima, a don Eliseo Larragán, quien viajó de inmediato, con el encargo de reactualizar el proyecto de ley que hiciera presentar ante la Cámara de Diputados en 1911, don Lucas Pajuelo.

    En sesión del 19 de noviembre, el Comité nombró las Comisiones de Damas y Caballeros, para la recolección de fondos. La comisión de Damas quedó integrada por las hermanas María Esther, Alejandrina y Genoveva Larragán, Rosalía Antúnez de Mayolo, Julia Romero, Marcelina Mejía, Hercilia Antúnez, Alejandrina Ortiz, Deifilia Bayona, Dina Pajuelo y Eva Antúnez.

    En la sesión del 3 de diciembre de1916, el presidente don José María Antúnez, dio cuenta de haber remitido los memoriales y actas de adhesión de los distritos, al delegado en Lima don Eliseo Larragán, para su entrega a la Cámara de Diputados. Para el 21 de diciembre don Eliseo ya estaba de regreso en Lima, y en sesión informó al Comité de lo siguiente:

    1 – Que el proyecto de ley de don Lucas Pajuelo se encontraba en la Sociedad Geográfica de Lima, en el estado de informarse, tal como se quedó en 1911.

    2- Que había logrado el ofrecimiento de algunos miembros de la Sociedad Geográfica para que emitan un informe favorable al proyecto.

    3- Que había conversado con varios diputados de alto prestigio, que ofrecieron su apoyo en la Cámara llegado el momento.

    Pasan los días y el día 5 de Marzo de 1917, don José María Antúnez, presidente del Comité Pro Nueva Provincia se ausenta de Aija por razones de salud para residir en Huarmey. El vicepresidente don Guillermo Romero asume el timón y le da impulso al Comité en forma abierta y democrática. Determinan el retorno del delegado don Eliseo Larragán a Lima para ocuparse de las gestiones ante la Sociedad Geográfica. El Comité se ocupa de la recaudación de los fondos para los gastos. Don Guillermo Romero le cursa una extensa carta a don Lucas Pajuelo, expresando el agradecimiento del Pueblo e invocando que continúe brindando su apoyo a la causa que el mismo había iniciado en 1911. Don Lucas Pajuelo contesta en el sentido de estar muy complacido que sus paisanos hayan retomado el ideal de hacer provincia a su tierra, y ofrece todo su apoyo sólo por un tiempo. En Lima, se ponen en contacto don Eliseo Larragán, don Lucas Pajuelo y el Dr. Santiago Antúnez de Mayolo y se mueven febrilmente para reactivar las gestiones.

    En el mes de mayo, don Lucas Pajuelo comunica muy complacido al Comité Pro Nueva Provincia de Aija, que el 27 de abril, por fin, el Directorio de la Sociedad Geográfica de Lima, había aprobado el Informe redactado por el Dr. Edmundo Habich, por recomendación expresa del Sr. Ricardo Bentín, primer vicepresidente de la República y amigo personal de don Lucas Pajuelo. Se había logrado pues un grave avance: este informe debe pasar a la Comisión de Demarcación Territorial del Congreso, Después de esta gestión, don Lucas Pajuelo comunica al Comité, en el sentido que se retiraba definitivamente con la satisfacción de haber servido a su tierra desinteresadamente, no obstante haber sufrido muchos desaires y humillaciones, invocando a los aijinos para que continuen la empresa hasta su culminación.

    Después de logrado el informe de la Sociedad Geográfica de Lima, ya nadie se ocupó del asunto en la Legislatura de 1917, y el año siguiente 1918, la situación política en los paises se presentaba muy sombría, como consecuencia de la post-guerra mundial. Y el camino hacia la Nueva Provincia de Aija, otra vez quedó truncado, y el informe de la Sociedad Geográfica de Lima, durmió bajo el polvo, muchos años.

    TERCERA ETAPA (1934-1936)

    Llegó 1934 y un suceso histórico en Ancash golpeó muy fuerte la conciencia de los aijinos, Carhuas ya era provincia; el Congreso Constituyente que legislaba desde 1931, con mucha facilidad y sin oposición habría aprobada la ley respectiva. Los aijinos de aquel tiempo, seguramente se golpeban el pecho e hicieron mucha reflexión, para sopesar sus acciones pasadas. Acicateados por tal acontecimiento, nuevamente despertaron, con mayor brío en pos de la Nueva Provincia de Aija. Otros personajes ya, insurgieron en esta tercera etapa y retomaron la posta con inusitado entusiasmo. Y en asamblea pública del día 22 de diciembre de 1934, bajo la presidencia del alcalde don Augurio Félix se nombró el ”Comité Pro Provincia de Aija”, que resultó integrado por: Presidente, don Augurio Félix, miembros: Benedicto Quijano, Amadeo Ortiz, Victor Quijano, Fernando Huerta y Ciro V. Antúnez. Este Comité se instaló el día 3 de enero de 1935, y en la misma se nombró el Subcomité en Lima, que recayó en las personas de: Presidente Dr. Santiago Antúnez de Mayolo, vicep. Dr. Max Abdón Pajuelo, Miembros: Eliseo Larragán, Moisés Bayona, Lucio Fernández, Humberto Flores, Alfredo Bayona, Demetrio Pajuelo y Cristobal Pomiano. También se eligió la comisión colectora de fondos en las personas de: Presidente, Arístides Ramis, miembros: Nicolás Zaragoza, José Bayona, Constantino Antúnez y Priscilo Bayona. Tambíén se nombró otra comisión en Lima con el mismo fin integrado por: Filiberto Mejía, Hortensio Morales y Priscilo Romero.

    Los aijinos residentes en Huarás, reunidos en asamblea del día 6 de enero de 1935 eligen otro Sub- Comité ”Pro Provincia de Aija”, integrado por los señores: Presidente, Jorge Montes, miembros: Silvestre Sotelo y Nemesio Morales.

    Pues bien, este contingente de aijinos, impetrados de un renovado optimismo y con la fe en popa, se pusieron a bregar árduamente para ver coronada la aspiración que mantenían viva desde años atrás.

    El Subcomité de Lima, bajo la diligencia acuciosa del Dr, Santiago Antúnez de Mayolo, que ya gozaba de un alto prestigio nacional e internacional, logró la participación permanente y el apoyo decisivo del diputado huarasino don Gonzalo Salazar, que era secretario del Congreso. Pués, el señor Gonzalo Salazar se puso a hurgar y a buscar el expediente de don Lucas Pajuelo, que estaba perdido, y no encontrándolo en la Sociedad Geográfica, buscó en los Ministerios, y por suerte, lo halló en el Ministerio de Relaciones Exteriores, con el Informe favorable de la Sociedad Geográfica de Lima. Una vez en sus manos, lo derivó el expediente a la Comisión de Demarcación Territorial, que a su vez emitió su Dictamen favorable. Y en la sesión memorable del Congreso del día 28 de febrero de 1935, el don Gonzalo Salazar, puso en debate el proyecto de ley de creación de la provincia de Aija, la que con algunas modificaciones hechas por la Sociedad Geográfica, fue aprobada por unanimidad. Esta ley, que fue dada por el Congresoel 16 de marzo y enviada para su promulgación, fue observada por el Ejecutivo el 6 de abril de 1935; seguramente por intervención de algunos personajes de la política que quisieron poner piedras a las aspiraciones de Aija.

    Este percance, aún cuando generó desasosiego en los aijinos, no apagó la decision tomada y la esperanza encendida. En el curso de estas gestiones, el Dr. Santiago Antúnez de M. tuvo que ausentarse al extranjero por razones profesionales; entonces, el Dr. Abdón Max Pajuelo vicepresidente del Comité- Lima, asumió la dirección, y trabajando con ahínco y ansiedad febril, por hallarse en el último tramo de la jornada, se logró superar las dificultades. Y en la sesión del Congreso del día 19 de diciembre de 1935, el señor Gonzalo Salazar, puso nuevamente en debate un Dictamen de la Comisión de Demarcación Territorial, insistiendo en la creación de la provincia de Aija. En esta sesión memorable para los aijinos, los representantes Gonzalo Salazar, Oscar Medelius y Dagoberto Cáceres ( de Recuay), apoyaron decididamente con sólidos fundamentos y el Dictamen fue aprobado por unanimidad, y se dio la ley Nro 8188 creando la nueva provincia de Aija, con su capital, Aija. Esta ley fue promulgada el día 5 de marzo de 1936, por el presidente de la República el Mariscal Oscar R. Benavides.

    Por fin, la larga lucha de las generaciones de aijinos había fructificado, después de muchas batallas e indecibles sacrificios. La noticia de esta victoria, cayó como una bomba luminosa a Aija, que originó una explosión de euforia y algarabía desbordante del Publo. Los aijinos de entonces, chicos y grandes, llenaron las calles y se confundieron en abrazos, en vivas y urras, al retumbo de los cohetes y al son de las bandas de músicos. De tal emoción colectiva, yo soy testigo. Después, la inauguración de la nueva provincia fue el 30 de agosto de 1936.